El Banco Central de Ecuador planea lanzar un servicio de dinero móvil

Según leo en ebanking.cl, el periódico El Comercio ha publicado recientemente una noticia en la que se detallan algunas de las características del servicio de dinero móvil que planea lanzar el Banco Central de Ecuador. El programa, denominado Sistema de Pagos Móviles, comenzará a funcionar el próximo año y permitirá, por ejemplo, enviar dinero, vía SMS, a un familiar o pagar una factura de agua y luz u otro servicio por el celular. El servicio se creará, sobre todo, pensando en los habitantes de zonas rurales, que no tienen servicios bancarios tradicionales.

Santiago Vásquez, director de este proyecto, cifra en tres millones el número de ecuatorianos que no tienen acceso a servicios financieros básicos, pero que sí disponen de un celular. Wagner Fierro, director de Servicios Bancarios Nacionales del Banco Central, precisa que a través de este servicio se podrán realizar transferencias por un monto máximo de 500 USD.

A diferencia de lo que ha ocurrido en otras experiencias internacionales como M-Pesa o, en Latinoamérica, Tigo Cash,  Ecuador tendría la primera plataforma de dinero móvil administrada por el Banco Central. Si se confirman las informaciones de El Comercio, la institución estaría encargada de almacenar los registros transaccionales que corresponden al número de celular de cada usuario que activa su teléfono móvil como un medio de pago.

Cuando alguien haga una transferencia a través del servicio, ésta se enviará al Banco Central, que será el encargado de debitar y acreditar el dinero al celular del destinatario correspondiente. Cualquier persona podrá acceder a este sistema: no importa qué modelo de celular tenga ni qué operadora le ofrezca el servicio. Para que el usuario pueda hacer efectiva la transferencia de dinero deberá acercarse a un centro de transacción (tiendas, locales comerciales, centros de acopio campesinos y otros), que sólo podrán operar si tienen una autorización del Banco Central. Vásquez vaticina que en los próximos dos años habrá alrededor de 5.000 centros de transacción en todo el país.

El servicio también ofrecerá la alternativa de pago con el monedero móvil para aquellos usuarios que no deseen convertir su dinero a efectivo. Así, se podrá adquirir bienes en los propios centros de transacción, donde habrá personas capacitadas por el Banco Central que guiarán al usuario sobre cómo activar este sistema de pagos y activarán la cuenta en el celular.

Cuando un usuario quiera realizar una transferencia, por ejemplo, a un familiar que vive en Guayaquil, deberá acercarse a un centro de transacción con el dinero en efectivo para cargar su monedero. El celular del agente transaccional también estará diseñado para cargar, por ejemplo, 50 USD en su teléfono, a cambio del dinero en efectivo entregado por el usuario. Una vez acreditado el valor, la persona puede transferirlo a otro celular.

Si el usuario tiene más dinero en su teléfono, que funciona como una billetera virtual, el sistema también le indicará cuál es el saldo que dispone en su teléfono. Las personas podrán elegir entre diversas funciones de transferencia de bajo valor monetario como, por ejemplo, enviar dinero, retirar dinero, comprar tiempo aire, pagar una factura de servicios básicos y comprar bienes.

Veremos si el servicio llega a desplegarse en fase comercial y qué efecto tiene sobre los agentes privados que tradicionalmente ofrecen este tipo de servicios (bancos, operadores de telecomunicaciones). Sin duda, será interesante ver los resultados de esta experiencia pionera, en la que un agente público involucrado en la extensión de la inclusión financiera decide operar directamente de cara al público.

Desde el Mobile Money Summit 2010

Esta semana se ha celebrado en Río de Janeiro la tercera edición del Mobile Money Summit. Para mí ha sido la primera participación en este evento, y la asistencia de público ha superado todas las expectativas que tenía. Realmente, el interés que despiertan los servicios financieros móviles (SFM) está quedando patente en estos días.

Durante el lunes se desarrolló la reunión del grupo de trabajo del programa Mobile Money for the Unbanked, del que no tengo grandes detalles, ya que en paralelo se desarrollaba el taller de regulación para operadores, que lideraban David Porteous y Ahmed Dermish, de Bankable Frontier Associates, al que fui amablemente invitado. Tras una primera introducción a las cuestiones regulatorias que pueden afectar a los SFM, los asistentes analizamos un caso de estudio ficticio y terminamos creando una presentación para presentar nuestro proyecto de dinero móvil al regulador del país, que estaba encarnado por un representante del Banco Central de Kenia. En definitiva, una gran experiencia que me permitió conocer de primera mano las inquietudes y limitaciones de los operadores de telecomunicaciones en su relación con el mundo de la supervisión financiera, que no es natural para ellos.

Durante el martes y el miércoles se ha desarrollado el programa oficial de conferencias, abierto por Gavin Krugel, director de dinero móvil de la GSMA, con una presentación sobre el estado del sector. Yo he participado como ponente un panel titulado “What are we missing?” (¿Qué se nos escapa?), en el que he presentado nuestra aproximación al aparente retraso de América Latina en temas de dinero móvil, y cómo pensamos que la regulación ha tenido una influencia decisiva sobre este hecho.

De las muchas presentaciones que he tenido oportunidad de presenciar en estos dos días, destacaría la de Roberto Rittes, de Oi Paggo, que presentó algunos nuevos productos que van más allá del concepto de crédito móvil que han utilizado hasta el momento; y también la mesa redonda sobre agentes corresponsales que moderó Xavier Faz, de CGAP, posiblemente la más instructiva para mí en términos de contenido.

En líneas generales, creo que el evento ha sido muy positivo para mí tanto por la oportunidad de coincidir en un mismo sitio con muchas de las personas que mueven esta industria, como por el contenido de algunas de las ponencias. Quizá, la principal crítica que podría hacer es que, pese a que se ha hablado incesantemente de convergencia entre sector financiero y telecomunicaciones, no he percibido una actitud realmente convergente en muchos de los agentes, pero ésa siempre es la parte más complicada…

PD: He adelantado mi presentación en Slideshare, como tengo por costumbre, pero todas las presentaciones estarán disponibles dentro de unas tres semanas en la web del evento.

Publicado en Eventos, mobile banking, SFM. Etiquetas: , , , . Comentarios desactivados

Yellow Pepper y Fundamo colaboran en Latinoamérica

A través del resumen de noticias que realiza Brandon McGee a propósito del Mobile World Congress que se celebra estos días en Barcelona, me entero de un acuerdo estratégico entre Yellow Pepper y Fundamo (uno de los principales proveedores de monederos móviles del mundo) para lanzar un producto móvil dirigido a población no bancarizada en América Latina.

Nosotros tuvimos oportunidad de reunirnos hace un tiempo con Yellow Pepper y nos presentaron algunas líneas de lo que ahora se presenta como Yellow Pepper Mony. Ahora estaremos atentos para ver si se lanza como iniciativa comercial en alguno de los países de la región.

América Latina en contexto: el entorno para los servicios financieros móviles

Desde hace más de un año en Afi hemos tenido la oportunidad de colaborar habitualmente con Bankable Frontier Associates (BFA), una consultora basada en Estados Unidos, con gran experiencia en el ámbito de la inclusión financiera y la bancarización. Su conocimiento nos ha servido como referencia internacional para analizar la situación de América Latina y el Caribe que, como es sabido, se encuentra por detrás de los países pioneros en el uso del móvil como instrumento de inclusión financiera en África y Asia.

En esta ocasión hemos decidido presentar conjuntamente una nota técnica (en inglés) en la que, empleando una metodología desarrollada por BFA, ponemos en contraste los entornos regulatorios de cinco países latinoamericanos y de otros siete en diversas regiones emergentes. La siguiente matriz refleja los niveles de apertura (eje horizontal) y certidumbre (eje vertical) en cada uno de los países estudiados.

LAC ratings

En el caso de México, donde recientemente se publicó una Circular del Banco de México (y su comunicado de prensa) en la que se regulan las cuentas de expediente simplificado/cuentas móviles, los datos empleados corresponden a 2008, previo a la aprobación de la nueva normativa, por lo que la posición del país se habrá desplazado hacia mayores cotas de certidumbre (algo similar a lo ocurrido en Filipinas con la reciente Circular del Banco Central sobre dinero electrónico).

En estos momentos trabajamos junto con la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP del Perú en la revisión de su marco regulatorio e institucional para el desarrollo de los servicios financieros móviles, en una consultoría financiada por el BID. Como resultado de la implementación de las recomendaciones del estudio, la posición de Perú debería mejorar tanto en certidumbre como en apertura y, en consecuencia, la aparición de proveedores de este tipo de servicios orientados a población no bancarizada.

Una de las conclusiones preliminares de la nota técnica es la tendencia de los países con sistemas basados en código civil (derecho latino) a situarse en bajos niveles de apertura en ausencia de regulación específica (certidumbre). En contraste, los países en los que tiene mayor peso la jurisprudencia (derecho anglosajón), la ausencia de regulación no tiene por qué ser un síntoma de menor apertura. Desde aquí invitamos a todas las instituciones interesadas en seguir esta línea de trabajo comparado a que se pongan en contacto con nosotros para explorar vías de colaboración.

GSMA y la Gates Foundation impulsarán servicios financieros móviles

Hoy mismo leo en Finextra (en inglés) que se ha anunciado un acuerdo de 12,5 millones de dólares por el que la Fundación Bill&Melinda Gates colaborará con la GSMA para financiar hasta 20 proyectos de investigación de mercado y regulatoria para facilitar la inclusión financiera a través del uso del teléfono móvil en África, Asia y América Latina.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.