América Latina en contexto: el entorno para los servicios financieros móviles

Desde hace más de un año en Afi hemos tenido la oportunidad de colaborar habitualmente con Bankable Frontier Associates (BFA), una consultora basada en Estados Unidos, con gran experiencia en el ámbito de la inclusión financiera y la bancarización. Su conocimiento nos ha servido como referencia internacional para analizar la situación de América Latina y el Caribe que, como es sabido, se encuentra por detrás de los países pioneros en el uso del móvil como instrumento de inclusión financiera en África y Asia.

En esta ocasión hemos decidido presentar conjuntamente una nota técnica (en inglés) en la que, empleando una metodología desarrollada por BFA, ponemos en contraste los entornos regulatorios de cinco países latinoamericanos y de otros siete en diversas regiones emergentes. La siguiente matriz refleja los niveles de apertura (eje horizontal) y certidumbre (eje vertical) en cada uno de los países estudiados.

LAC ratings

En el caso de México, donde recientemente se publicó una Circular del Banco de México (y su comunicado de prensa) en la que se regulan las cuentas de expediente simplificado/cuentas móviles, los datos empleados corresponden a 2008, previo a la aprobación de la nueva normativa, por lo que la posición del país se habrá desplazado hacia mayores cotas de certidumbre (algo similar a lo ocurrido en Filipinas con la reciente Circular del Banco Central sobre dinero electrónico).

En estos momentos trabajamos junto con la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP del Perú en la revisión de su marco regulatorio e institucional para el desarrollo de los servicios financieros móviles, en una consultoría financiada por el BID. Como resultado de la implementación de las recomendaciones del estudio, la posición de Perú debería mejorar tanto en certidumbre como en apertura y, en consecuencia, la aparición de proveedores de este tipo de servicios orientados a población no bancarizada.

Una de las conclusiones preliminares de la nota técnica es la tendencia de los países con sistemas basados en código civil (derecho latino) a situarse en bajos niveles de apertura en ausencia de regulación específica (certidumbre). En contraste, los países en los que tiene mayor peso la jurisprudencia (derecho anglosajón), la ausencia de regulación no tiene por qué ser un síntoma de menor apertura. Desde aquí invitamos a todas las instituciones interesadas en seguir esta línea de trabajo comparado a que se pongan en contacto con nosotros para explorar vías de colaboración.

Piloto de Orange Money en Costa de Marfil

Ya hemos comentado en el pasado la iniciativa de Orange (France Télécom) para ofrecer servicios financieros móviles (SFM) en países de África, empezando por un piloto de m-payments en Costa de Marfil, que fue presentado oficialmente en abril, aunque hasta la fecha Orange no ha hecho públicos muchos detalles del proyecto.

Ahora la revista Stratégies Télécoms&Multimédia publica una breve entrevista (en inglés) a Marc Rennard, director ejecutivo de Orange para África, Oriente Medio y Asia. En ella explica el éxito del piloto de Costa de Marfil y su intención de extenderlo el año que viene a los demás mercados emergentes en los que están presentes, empezando por Jordania, Mali y Senegal. Además, apunta claramente a los bajos niveles de bancarización de estos países como principal motivación para ofrecer allí el nuevo servicio.

En cuanto a la seguridad, Rennard afirma que ellos han optado por una solución basada en USSD (en esta entrada hay una clasificación de SFM) que cuenta con todas las garantías y es compatible con la práctica totalidad de teléfonos GSM. Además, indica que han debido asociarse a una entidad bancaria para cumplir con la regulación vigente, aunque no especifica el modelo de colaboración: ¿Quién almacena los fondos? ¿Cada usuario tiene acceso a una cuenta bancaria en la entidad? ¿En qué puntos se puede recargar la cuenta Orange Money?

Publicado en Noticias. Etiquetas: , , , , . 1 Comment »

La difusión tecnológica en los países en desarrollo

El Banco Mundial acaba de lanzar su publicación anual Global Economic Prospects 2008, dedicada este año a la difusión de la tecnología en los países en desarrollo. En ella se destaca el rápido avance en el progreso tecnológico que, según el estudio, ha permitido incrementar su renta y reducir la proporción de individuos viviendo en absoluta pobreza desde un 29% en 1990, hasta el 18% en 2004.

A pesar de que el estudio muestra que el impacto para estos países ha sido muy positivo, también advierte de que aún tienen un largo camino por recorrer para alcanzar unas cotas de uso de la tecnología similares a las de los países desarrollados. En última instancia, el Banco Mundial insiste en que lo que más importa para el progreso tecnológico en un país es la velocidad a la cual la tecnología se extiende dentro de una economía y no tanto entre los países. Esto retrasa su capacidad tecnológica y se observan importantes diferencias relativas a la sofisticación de la producción entre empresas de un mismo país y sector.

Sin embargo, y esto es lo que nos importa, el informe hace una especial referencia a la telefonía móvil como una tecnología que permite la quema de etapas, leapfrogging o industrialización tardía. Esta teoría afirma que los países menos desarrollados pueden eliminar etapas de adopción tecnológica en su proceso de convergencia con los más avanzados mediante la adopción de tecnologías punta que ya han madurado en los países desarrollados. Ésta es una situación definida por los estudiosos del fenómeno como “la ventaja del retraso”.

El Banco Mundial ha analizado el tiempo de adopción en años necesario para lograr un 80% de cobertura en el país de implantación de cualquier tecnología. Desde los 125 años necesarios para la extensión del ferrocarril o los 100 del teléfono, pasamos a tan sólo 16 años para la telefonía móvil que es, de todas las tecnologías surgidas en los últimos 250 años, la de más rápida implantación.

En concreto, el uso innovador de la telefonía móvil para mejorar el acceso a servicios financieros en los países en desarrollo también es explícito en el informe, y se mencionan los casos de éxito del África subsahariana como el Teba Bank en Sudáfrica o Celpay en el Congo y Zambia. En este apartado se citan dos fuentes interesantes: Making Finance Work for Africa del Banco Mundial y Financial Service Access and Usage in Southern and East Africa: What do Finscope Survey Tell Us? de Bankable Frontier Associates.

Publicado en General, Noticias. Etiquetas: , , , . Comentarios desactivados
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.